Me estreno en el blog. De BIM a VIZ. O lo que es lo mismo. De Revit a 3DS Max. ¿Sacar partido a algo que ha sido previamente modelado, ahorrándonos trabajo a la hora de desarrollar imágenes comerciales? o ¿Darnos de leches con un modelo lleno de objetos y vértices sin sentido, para acabar importando los planos y tener que modelar desde cero?

Por la parte que me toca, me centraré sobre todo en el segundo punto del proceso. El del VIZ; del inglés Visualization. No voy a entrar a valorar criterios de modelado en Revit y cómo esto puede afectar a la hora de importar posteriormente el modelo. Hablaremos sobre todo de formatos de archivos y de cómo vamos a tratar el modelo en cuanto a geometría y materiales para conseguir imágenes de calidad en 3DS Max. Quiero decir también, que es muy difícil; por no decir imposible, llegar a  resultados realistas sin haber manipulado, en mayor o menor grado, el modelo heredado de Revit en nuestro software de 3D.

Empecemos por el principio. Por suerte o por desgracia, los proyectos de edificación son entes vivos desde el momento en el que son concebidos. Esto da pie a constantes modificaciones, sobre todo, en la fase de desarrollo del proyecto. Y es aquí donde a los desarrolladores de Autodesk se les ocurrió la gran idea: Link Revit. La unión perfecta entre Revit y 3DS Max.

¿Y esto de qué va? Se trata de una opción de importar archivos que apareció en 3DS Max hace ya un tiempo. Mantiene el modelo de Revit como base, para poder ir modificando el archivo conforme vayan surgiendo cambios en el proyecto. Estos cambios, serán reflejados automáticamente en el archivo de 3DS Max una vez los actualicemos en nuestro modelo de Revit. A priori puede parecer una gran idea. El problema es que, al tener el archivo “linkado”, dependemos totalmente del modelo de Revit. Y como ya he dicho antes, creo que no hay posibilidad de llegar a un resultado realista sin manipulación previa en 3DS Max. Por lo tanto, esto nos lleva a una encrucijada sin salida. ¿Para qué mantener el modelo ligado a unas futuras modificaciones, si no podemos hacer imágenes realistas hasta que no empecemos a trabajar el archivo de manera independiente en 3DS Max? O cogemos el proyecto de Revit tal y como está o nos esperamos hasta que el modelo sea “definitivo”. Conclusión: desechamos esta opción y optamos por exportar el archivo.

Una vez aquí, tenemos dos opciones: .rvt o .fbx. El resultado de importar en uno o en otro es parecido, pero en posteriores entradas del Blog hablaremos de ello más en profundidad. En el caso del .rvt, habrá que tener en cuenta que la versión en la que esté guardado el archivo tendrá que coincidir con la versión de 3DS Max.

Más allá de que considero que el asistente de importación de .rvt es más completo, y nos da más opciones a la hora de importar objetos y elementos, incluir cámaras, sol, combinar elementos por materiales… el resultado de la importación, como ya he dicho antes, es bastante parecido. La geometría generada es muy similar. Únicamente se aprecian diferencias en las partes suavizadas o curvas, que es precisamente donde más justo se nos queda Revit. En cuanto la geometría se complica, los objetos importados de Revit nos empiezan a dar problemas y nos vemos en la obligación de remodelarlos o sustituirlos por otros nuevos.



A diferencia de la geometría, los materiales son algo que depende del motor de render que utilicemos. Me consta que en las últimas versiones de Revit se han implantado materiales PBR (Physically Based Rendering), pero todavía están muy lejos de otros software especializados. Por lo tanto, habrá que sustituirlos en su totalidad por materiales nuevos.

Hay otro tema, que son las unidades de medida en las que viene el proyecto y como se traduce eso a la hora de importar el archivo a las unidades del sistema de 3DS Max. Se puede observar que, mientras que el .rvt mantiene las propiedades de las unidades propias del objeto, lo que hace el .fbx es escalar el objeto en sí; y de esta manera, también sus propiedades. Esto nos puede afectar a la hora de aplicar modificadores a los objetos. Pero de todo esto, hablaremos más en profundidad en posteriores entradas del Blog; y determinaremos así, cual es el formato en el que más nos conviene importar.

Para terminar, y recuperando la introducción de la entrada; quería dejar una reflexión al aire. ¿Hasta qué punto merece la pena tomar como base, o hasta qué punto nos es útil, a la hora de realizar imágenes realistas, el modelo previo de Revit? ¿De verdad nos ayuda, o tardamos más tiempo organizando todos los elementos y sustituyendo objetos deficientes por otros más adecuados, y cambiando materiales heredados por otros nuevos? Me voy a poner gallego; depende.

Markel Azkona Unanua

Share on linkedin
Share on twitter

Siempre virtual

Visita virtual, paseo, recorrido, tour… pero siempre virtual. Seguro que estos términos están presentes en el imaginario de casi cualquier

De BIM a VIZ

Me estreno en el blog. De BIM a VIZ. O lo que es lo mismo. De Revit a 3DS Max.

Presentación

Con la presente entrada damos un paso que llevamos tiempo meditando, pero siempre nos ha dado cierta «cosa» el darlo: